El paro y la reforma laboral, análisis de un ciudadano

21 02 2012
Renuncia de responsabilidad

En primer lugar, quiero dejar claro que no soy un experto en economía. Simplemente soy un ciudadano más con cierta curiosidad, que lleva varios días recabando información sobre este tema. Mi intención con esta entrada es consolidar mi opinión, hacerla pública y aprender, si alguien tiene a bien corregirme (os invito a todos los que tengáis algo que aportar a dejar vuestros comentarios).


La evolución de la tasa de desempleo en España

Como muchos habréis visto en repetidas ocasiones, circulan por Internet y otros medios de comunicación un sinfín de gráficas que afirman representar la tasa de desempleo en España. Lamentablemente, muchas de ellas tienen un carácter claramente tendencioso, con la intención de culpar a unos y vanagloriar a otros.

En este artículo, voy a emplear la siguiente gráfica (extraída de este blog: http://oroel.blogspot.com/2011/04/la-encuesta-de-poblacion-activa.html) en la que las proporciones son lineales y se remonta hasta 1976:


En ella podemos apreciar la siguiente evolución:


  • La gráfica comienza en un ciclo ascendente causado por la Crisis del Petróleo de 1973 y el complejo clima político de los últimos días del régimen de Franco y el proceso de transición. [1]

  • En 1985, tres años tras la entrada por primera vez del PSOE en el gobierno, se detiene la destrucción de empleo e incluso se reduce la tasa de paro hasta situarse ligeramente por encima del 15% entre 1989 y 1990.

  • Entre 1991 y 1992 se produce un ligero incremento del paro, hasta 1993 en que la crisis mundial de principios de los 90 irrumpe con fuerza en España. En este punto comienza un ciclo de destrucción de empleo que duraría hasta mediados de 1994, cuando el paro alcanzó el 24.1% [2].

  • A finales de 1994 comienza un nuevo ciclo de creación de empleo. Dicho ciclo comienza con el PSOE de Felipe González todavía en el poder (aunque algunos atribuyen erróneamente el mérito a su sucesor) y mantiene un ritmo de creación de empleo constante en los primeros años del gobierno de Jose María Aznar (PP), a excepción un ligero estancamiento en 1999.

  • Posteriormente, a finales de 2000 y principios de 2001, en la segunda legislatura del gobierno del PP, la creación de empleo se estanca alrededor del 10% y el paro sufre un ligero repunte. Esta circunstancia puede estar ligada a la conocida como "Crisis de las Puntocom", aunque no he encontrado datos objetivos que avalen esta afirmación.

  • Entre 2004 y 2008, con el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero en el poder, la tasa de desempleo se mantiene razonablemente estable (el descenso que se aprecia en la gráfica está ligado a un cambio en el sistema de valoración de la E.P.A.) a pesar de la inyección de población activa que supuso la legación masiva de inmigrantes en situación irregular.

  • En 2008 estalla la crisis de la burbuja inmobiliaria y comienza un ciclo agudo de destrucción de empleo que lo dispara hasta la tasa actual del 20%.


Ideas que se pueden extraer del análisis de la gráfica

El primer hecho que me llama poderosamente la atención, es la tremenda inestabilidad del mercado laboral español, capaz tanto de destruir como de crear empleo en plazos extremadamente cortos. Esto es especialmente significativo cuando se compara con el grado de fluctuación de la tasa de desempleo con la otros países de Europa. En los últimos 10 años, la variación (valor en el punto máximo menos valor en el punto mínimo) en España ha sido de 11.8 puntos, mientras que en Portugal [3], Italia [4] y Francia [5] ha sido de 3.5, 2.4 y 2 puntos respectivamente.

Adicionalmente, la gráfica evidencia un claro efecto rebote entre el ciclo de creación de empleo que comenzó en 1994 y el actual de destrucción, poniendo de manifiesto que las estrategias de crecimiento promulgadas por el gobierno de Felipe González primero, y el de José María Aznar después, aunque fueron capaces de generar empleo rápido, crearon puestos de trabajo de mala calidad y en sectores poco competitivos.

Según la FEDEA (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) [6] la inestabilidad de este modelo de crecimiento envenenado se nutre fundamentalmente de la dualidad del mercado laboral, repartido entre contratos temporales altamente precarios y contratos indefinidos ligeramente sobreprotegidos. Asimismo, también señala la falta de flexibilidad del sistema de negociación colectiva.


La reforma laboral del Partido Popular

Hace escasos días, el Partido Popular, esta vez con Mariano Rajoy al frente, promulgó una reforma laboral destinada a atajar la destrucción de empleo. Lamentablemente, dicha reforma no sólo no elimina el problema de la temporalidad, sino que lo empeora introduciendo un contrato de formación hasta los 30 años de edad y un contrato indefinido con periodo de prueba de un año (comportándose como un contrato temporal, a efectos prácticos).

Asimismo, a la hora de incrementar la flexibilidad del mercado laboral, en lugar de buscar un equilibrio de fuerzas razonable entre trabajadores y empresarios, otorga de golpe a estos últimos la potestad de variar las condiciones laborales de forma prácticamente unilateral.

Por otra parte, a pesar de que todos los implicados coinciden en señalar al empleo de baja calidad como la causa fundamental de la inestabilidad del modelo español, el plan del PP no contempla un incremento sustancial de las inversiones en I+D+i, ni una mejora efectiva del sistema educativo que incremente la cualificación de los trabajadores. Tampoco contiene ninguna iniciativa pública para el fortalecimiento del tejido industrial de carácter nacional.

A título personal, hay dos cosas que me llaman poderosamente la atención al respecto:

  • Que esta reforma, en su conjunto, esté claramente inspirada en reformas similares ejecutadas en otros países europeos, a pesar de que los datos señalan que el caso de España es único en la UE, y debería tratarse de forma particular.

  • El hecho de que el PP evite resolver el problema de la temporalidad y la calidad del empleo, a pesar de haber sido ambos reiteradamente señalados como principales causantes de la inestabilidad del marcado laboral. Esto me hace sospechar que su intención real no es otra que intentar reproducir el ciclo de crecimiento rápido que tuvo lugar entre 1994 y 2001, aún siendo sabedores de las consecuencias que esta estrategia ha tenido (y está teniendo). Espero equivocarme, pero todo apunta a que quieren volver a construir un gigante con pues de barro, con la esperanza de que se desplome cuando esté otro al mando.


Referencias

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_petr%C3%B3leo_de_1973
[2] http://es.wikipedia.org/wiki/Crisis_del_petr%C3%B3leo_de_1979
[3] http://www.oecd-ilibrary.org/economics/country-statistical-profile-portugal_20752288-table-prt
[4] http://www.oecd-ilibrary.org/economics/country-statistical-profile-italy_20752288-table-ita
[5] http://www.oecd-ilibrary.org/economics/country-statistical-profile-france_20752288-table-fra
[6] http://www.crisis09.es/propuesta/?page_id=37




Trackbacks


No Trackbacks

Comments

Display comments as (Linear | Threaded)
22 02 2012
#1 Fernando
Esto me hace sospechar que su intención real no es otra que intentar reproducir el ciclo de crecimiento rápido

Puedes estar seguro.

Los ciclos rápidos de creación y destrucción de empleo no son un "bug", sino una "feature" de la estructura político-económica que nos empeñamos en llamar "España". No entender esto es incapacitarse para comprender la esencia misma del fenómeno.

La tan cacareada Transición tiene su origen en el reconocimiento por parte de las clases dirigentes de que el modelo franquista debía renovarse para no "desentonar" en un contexto internacional cada vez más importante. Este proceso se inició con la renuncia a los ideales autárquicos del régimen y su apertura (de piernas ) a los USA en el altar de la lucha contra el comunismo.

Esto constituyó la base política para el proceso de re-integración en la comunidad internacional que culminó décadas después con la entrada de España en la CEE. El franquismo se lavó la cara, (de la misma manera que veinte años después se lavaría las manos para tenerlas 'limpias'), hizo cuños con el lema 'Spain is different' y se preparó para dotarse de una economía digna de ese nombre de la mano de los técnócratas del "desarrollismo" y gracias al flujo de divisas del turismo.

Son los años de la despoblación de la áreas rurales, del 'destape'. Y aunque hubo esfuerzos encaminados a crear una industria base, el sector terciario fue el que sostuvo, sostenía, todo el cotarro.

De la mano del éxodo rural a las ciudades con personas escasamente cualificadas y mínimas exigencias, el sistema 'floreció' y España pareció despegar. Pese al carácter marcadamente estacional del turismo, el flujo de capitales fue suficiente como para generar un tejido empresarial capaz de absorber la fuerza de trabajo existente. Fue la época del 'pluriempleo'.

Desgraciadamente para algunos, no se puede cambiar la economía sin cambiar la sociedad en su conjunto. El turismo sentó las bases de un cambio social irreversible. Franco se nos hacía eterno, pero se suponía que algún día tendría que morir, y entonces, la situación política sería crítica.

Y comenzó el encaje de bolillos de la cacareada 'Transición', el huevo del que nació este pos-franquismo que gozamos en plenitud en este momento. Había que construir una sociedad nueva y asegurar la impunidad de los crímenes cometidos y la continuidad en el poder de las élites dirigentes. Y como se hizo en el marco de una crisis global, la del petróleo, que rompió la capacidad del sistema económico para sustentarse en niveles de crecimiento, se acometió en un ambiente crispado en el que, además, el sistema vigente sólo podía ofrecer un programa político de 'libertades consensuadas'. O sea, un programa de intenciones. Dicho de otro modo, un programa de ingeniería política para hacer de España una honrada democracia sin renunciar por ello 'a las esencias'. Y de paso un marco legal de impunidad para la aristocracia franquista, por si a alguno le daba por tomarse en serio eso de la 'democracia'.

Franco palmó, España se hizo una democracia orgánica y se 'modernizó' de la misma manera que lo había hecho media docena de veces en el siglo XIX, por la vía constitucional, y por lo que se va viendo con el mismo éxito. Se dotó de una infraestructura administrativa descentralizada que tiene el mérito de ser capaz de sostener las aristocracias caciquiles de toda la vida, las autonomías, y el engendro político recién parido se dedicó a crear sendos programas de ingeniería social que permitieran encuadrar a la población española en el marco de la "sociedad española", tan brillante ella, que debía sustentar el invento.

Por fin llegó el gran momento en que se nos reconocía como europeos y demócratas y se nos habrían las puertas de la CEE. El precio fue no obstante caro. La industria pesada fue desmantelada, la agricultura sacrificada y los mercados agrarios sujetos a la PAC, que es una forma como otra cualquiera de desnudar a santos para vestir a putas. Menos mal que somos 'capitalistas'. No quiero imaginar si llegamos a ser una economía 'centralizada'.

¿Qué quedó? El turismo. Mano de obra escasamente cualificada, de carácter marcadamente estacional. Un tejido empresarial deficiente, nacido al calor de las subvenciones, (contra esas no claman los jodidos empresarios, lo que son las cosas), y afecto al 'pelotazo'. Un pesado régimen impositivo, -regresivo, eso si-, que amenaza con asfixiar la iniciativa empresarial, pero que tiene el mérito de sostener el estado central, las autonomías, las diputaciones provinciales, las comarcas y los ayuntamientos y con el cual los empresarios han aprendido a trabajar en el marco de una floreciente 'economía sumergida'.

Contentos podríamos estar si hubiera la mitad de empresas que de 'aventuras empresariales'.

Con un flujo de divisas más o menos constante, y dentro de las posibilidades que marcó la CEE lo único que podía florecer era una banca poderosísima y una corrupción sin precedentes. Y así fue.

No tenemos una economía digna de ese nombre. La economía española es desde hace cincuenta años un motor incapaz de generar potencia suficiente como para mantenerse a sí mismo en movimiento. Un enfermo comatoso al que sólo mantiene vivo el uso discrecional del balón de oxígeno en forma de subvención y de regulación política del único mercado por cuya libertad no claman economistas y empresarios. El salario nunca ha estado en España ligado a la 'productividad' para beneficio del trabajador. Las responsabilidades nunca han encontrado contrapartida salarial, salvo en el caso de 'ejecutivos' y demás ralea, en ese caso sí. La no correspondencia entre el contrato establecido y las tareas realizadas es un invariante de nuestro sistema económico. (En este país no hay ni camareros, sólo 'ayudantes de camareros'.

En resumidas cuentas, todo el cotarro se basa en una política de salarios permanentemente minimizados y elevada tasa de desempleo, que permita el desarrollo de esta política, sobre una masa trabajadora escasamente cualificada.

Naturalmente, sobre esta base, que es la que están construyendo, no se puede mantener los sistemas de seguridad social y pensiones. La presión impositiva y el mangoneo generalizado en el complejo político- empresarial que se nos han montado los padres de la patria inhiben cualquier posibilidad empresarial seria o la encaminan con decidido paso al mundo del chanchullo, el fraude fiscal y laboral. Como para andar re-invirtiendo por ahí pudiéndoselo llevar 'calentito'.

Nuestro ministro de educación ya ha dejado muy claro que en España el personal altamente cualificado no tiene nada que hacer... Que lo que hay que hacer es irse al extranjero y luego, si van bien las cosas, ya volverán... Si eso...

:-P
23 02 2012
#1.1 Sergio Lopez
Tu comentario se merece una entrada de blog para él sólo. :-)

Yo creo que España ha cambiado bastante, al menos en la superficie, pero todavía no se ha producido el relevo político necesario de los partidos "viejos", que fueron útiles durante la transición, a partidos modernos con ideas propias del siglo XXI.

Un saludo!

Add Comment


Enclosing asterisks marks text as bold (*word*), underscore are made via _word_.
Standard emoticons like :-) and ;-) are converted to images.

To prevent automated Bots from commentspamming, please enter the string you see in the image below in the appropriate input box. Your comment will only be submitted if the strings match. Please ensure that your browser supports and accepts cookies, or your comment cannot be verified correctly.
CAPTCHA